Carlos Valerio Echavarría Grajales

El autor:

Carlos Valerio Echavarría Grajales

Posdoctor en ciencias sociales, niñez y juventud

Investigador principal Universidad de La Salle

 

El ser humano aprende con todo el cuerpo, voz que retumba en cuerpos de llanuras, montañas y ríos colombianos.

Maestro de todos los grados escolares, hijo de la ruralidad, padre y esposo en un nicho pedagógico. Doctor y posdoctor en ciencias sociales, niñez y juventud (CINDE y U. de Manizales), magíster en desarrollo educativo y social (U. Pedagógica Nacional) y licenciado en ciencias religiosas (U. Católica de Manizales), pero ante todo: Carlos Valerio Echavarría Grajales.

El vigor de su alma lo fue haciendo en el transcurso de su vida, hasta irse manifestando en el cuerpo como escenario de lo pedagógico, como determinación de lo político. La educación es el eje para transformar la sociedad, que empieza solo en ejercicio de la autocrítica y de la reflexión interior. Pareciera que los maestros y maestras (más de 10.000, sin exagerar) que han pasado por su formación pudieran hablar a través de sus articulaciones. Habitante de libros en madrugadas y noches, descubridor de esperanza en almas desiertas, maestro de la escuela de pensamiento que ha cultivado a partir de la imagen y el recuerdo de su maestra, permanente en sus estudiantes y en su mente: la tutis, Eloísa Vasco Montoya.

Experto en las articulaciones de las ciencias, audaz del cuerpo, diverso en la palabra, habitante de libros. Carlos Valerio es un ventrílocuo del maestro, intérprete de la voz de la maestra. Le ha dedicado su vida a la escuela y ha sido maestro de preescolar a doctorado. Su cuerpo baila para performar un concepto. Los maestros y maestras lo han oído enterarse del mundo, cuando las paredes y los aires de los talleres retumban con su cuerpo tratando de salir de sí. Los maestros y maestras saltan, ríen, aplauden, se molestan, se preguntan, se inquietan. Recuerdan que han aprendido, que pueden utilizar una rama para explicar un concepto, que el mayor instrumento para el aprendizaje es el propio cuerpo.